La Bombonera intimida.

Por Guido Mazzarelli.


El entrenador de la ribera, Guillermo Barros Schelotto, manifestó, luego del triunfo por 4 a 1 frente a Godoy Cruz de Mendoza, las sensaciones que genera el escenario que albergará la anteúltima fecha de las eliminatorias mundialistas, en donde Argentina y Perú se verán las caras.



Foto:


Sin embargo, el mellizo insinuó que el clima del seleccionado nacional es diferente a lo que se puede llegar a vivir en un encuentro en el que de haga presente el combinado xeneize: "Hay que ver que si los hinchas pueden lograr la atmósfera contra el equipo Inca, aunque yo creo que por el estilo de cancha, lo van a terminar logrando", sostuvo en el entrenador de la ribera. Es por ello, que el Guille insistió con la intensidad que se vive en el Alberto J. Armando y que puede ser un factor fundamental para amedrentar a los jugadores rivales.


Además, el director técnico remarcó lo que pudo sentir en sus años como futbolista xeneize: "Cuando estuve jugando en Boca, recuerdo que al apoyo que teníamos con mis compañeros era inigualable" sentenció el ex 7. De este modo, Barros Schelotto insiste con la posibilidad de que Messi y compañía puedan aprovechar la localía de la mejor manera, con el objetir de sentir esa empatía que denunciaron como faltante en los demás Estadios en los que la albiceleste hizo de anfitrión en las presentes eliminatorias.


Luego, Guillermo Barros Schelotto manifestó su opinión acerca del nivel que presentan alguno de los jugadores del xeneize y sobre si tendrían que estar dentro de la lista de convocados, Fernando Gago, Pablo Pérez y Darío Benedetto: "Creo que es una decisión de Sampaoli, él debe analizar que es lo que le conviene según su estilo de juego. Obviamente que si me preguntara a mí le diría que son jugadores de Selección, que están pasando un buen momento y que tienen jerarquía para esa clase de partidos.


Lo cierto es que se aproxima el día clave en donde Argentina tendrá que doblegar sus esfuerzos para poder acceder a la Copa del Mundo de Rusia 2018. Es por ello que el 5 de Octubre venidero los dirigidos por Jorge Sampaoli deberán afrontar uno de sus retos más difíciles desde que visten la camiseta celeste y blanca. Han pasado fuertes eliminaciones en Copas América, como en condición de local en el 2011, o las últimas frente a Chile. No obstante, este presente puede dejar a una generación que ha dado buenos resultados al borde del abismo.