Bocafan

Empate con sabor a poco.

Por Guido Mazzarelli.

El conjunto xeneize comandado por Guillermo y Gustavo Barros Schelotto igualó 0 a 0 con Atlético de Rafaela en condición de visitante, en el Estadio Nuevo Monumental, en el partido correspondiente a la vigésima primera fecha del Torneo de Primera división.



Foto: Tyc Sports.


Con este resultado, el equipo de la ribera desaprovechó, una vez más, una importante posibilidad de estirar su ventaja sobres sus perseguidores más inmediatos, ya que se medía con uno de los clubes más comprometidos en la tabla por la permanencia en el fútbol grande de la Argentina. Además, la victoria obtenida por el escolta del certamen, Newell’s Old Boys de Rosario por 3 a 0 frente a Aldosivi, en el José María Minella, le permitió a la lepra descontar 2 unidades sobre el combinado Azul y Oro que, a pesar de la paridad en el resultado conserva el liderazgo del campeonato con 45 puntos.
No obstante, el juego colectivo mostrado en los últimos 2 encuentros frente a Patronato, en cancha de Boca y el presente partido con los de Santa Fe, permite imaginar un futuro no tan alentador de cara a la obtención del preciado título. En tanto, la poca creatividad en la mitad de la cancha, los constantes errores defensivos y los pocos aciertos en ataque deben ser mejorados en la inmediatez si se aspira a campeonar una vez más en la historia xeneize.
Cabe destacar que dentro de las pocas aristas analizables de manera positiva, se encuentra la correcta actuación del colombiano, Wilmar Barrios que continúa cumpliendo con creces la confianza brindada desde la dupla técnica del equipo. Tal es así que el cafetero pudo desactivar diferentes jugadas que traían peligro para la Crema, por diversas desconcentraciones en el mediocampo que permitían la avanzada rival.
Además, la participación intermitente de Pablo Pérez y de Rodrigo Bentancur que aún no ha demostrado la personalidad suficiente para hacerse dueño del balón en los momentos en los que el plantel necesita lucidez mental a la hora de crear y romper líneas enemigas, dejan en evidencia la falta de Fernando Gago en el mediocampo del equipo.
Por su parte, el delantero, Darío Benedetto al cual recurrió Boca en los instantes más difíciles en partidos pasados, no tuvo la oportunidad de quedar de frente a una jugada manifiesta de gol y abusó de disparos que reflejaban cierta incomodidad y frustración para poder romper el 0 en el arco defendido por el solvente guardameta de Rafaela, Lucas Hoyos. Para mal de males, el ex América de México debió ser sustituido en la parte complementaria por un dolencia física que deberá ser estudiada por los profesionales del área para determinar el grado de la inquietud.
Por último se remarca que Boca debe cambiar el rumbo de juego para obtener el campeonato ya que en los diferentes encuentros en los que no estuvo Gago, obtuvo resultados insatisfactorios frente a rivales que pelean por permanecer en primera o por entrar en Copas y es por ello que Guillermo Barros Schelotto tendrá que corregir lo hecho en las últimas disputas y regresar al buen juego visto en el tramo final de la primera parte del certamen.

Puntajes:
Agustín Rossi (6): Correcta labor del guardameta. Gran saque en diferentes oportunidades.
Gino Peruzzi (5): No gravitó en ataque pero se mostró más firme en defensa.
Santiago Vergini (4): Errores de cálculo que pueden complicar al equipo.
Juan Insaurralde (5,5): Sigue siendo el mejor de la zaga, partido a partido se lo ve más firme.
Frank Fabra (4,5): Ni en ataque ni en defensa. Por momentos sus displicencias pueden comprometer más de lo que cree.
Pablo Pérez (5): No estuvo lúcido en la toma de decisiones. Se espera más de él.
Wilmar Barrios (7): Muerde en la mitad y busca proponer jugar aunque hoy no le salió.
Rodrigo Bentancur (5): Mal partido del uruguayo. Se asoció en diferentes jugadas pero no propone la firmeza que requiere el mediocampo.
Cristian Pavón (4): Falta tranquilidad a la hora de decidir qué hacer en la última línea.
Darío Benedetto (5): Se lo vio muy sólo en ataque. Quiso pegarle desde afuera pero no llevó peligro al rival.
Fernando Zuqui (4,5): Ni delantero ni volante. Es una posición en la que nunca se lo percibió cómodo.

Guillermo Barros Schelotto (5): La inclusión de Zuqui en ataque es algo que lo desvive pero que no le trajo buenos resultados desde su llegada a Boca.





1