Triunfo en el Florencio Sola

Guido Mazzarelli


Otro encuentro con bajo rendimiento. A pesar de haberse llevado la victoria por 1 a 0 frente a Banfield en condición de visitante, los dirigidos por Guillermo Barros Schelotto mostraron una nueva deficiente imagen contra un rival que salió al campo de juego con mayoría de suplentes.



El Apache festeja su anotación / Foto: Asargentina.com


Al combinado xeneize le cuesta encontrar juego desde la mitad de la cancha. Con la ausencia de Pablo Pérez, Boca vuelve a hacer notoria la falta de creatividad a pesar de que roten los nombres en el mediocampo. Por su parte, el cordobés, Emanuel Reynoso, intentó gestar fútbol asociado junto a Edwin Cardona pero las ansias de demostrar en su debut con la Azul y Oro lo volvieron impreciso y con el correr de los minutos del cotejo, Bebelo se volvió equívoco junto con el resto de sus compañeros.


El gol de Carlitos a los 2 minutos de la primera mitad bastó para llevarse los 3 puntos. Puntos necesarios en esta carrera por alejarse cada vez más de sus perseguidores antes del inicio de la Copa Libertadores, pero que desde el análisis de juego abre más interrogantes que soluciones. El Apache fue contundente. La única que tuvo fue suficiente para darle la victoria al xeneize y para darle la razon a la dupla técnica de ponerlo como referente de área.


Sin embargo, el número 32 insistió durante todo el pleito con recostarse en la zona media del campo y con intentar abastecer a Cristian Pavón con pelotas punzantes que dolieran en la defensa enemiga. No obstante, las pocas jugadas claras que tuvieron los comandados por los mellizos preocupan al hincha de la ribera que tiene como principal anhelo ganar la Copa Libertadores.


Banfield, con mayoría de suplentes incomodó a un Boca que no hace pie ni con el 4-3-3 ni con el 4-2-3-1. Es por ello que en los próximos entrenamientos, Guillermo deberá rever cuales fueron los puntos bajos del equipo que no puede mostrar su mejor faceta en este 2018. Las lesiones los diezmaron. Los cambios obligados desde la llegada de Carlitos esperan poder afianzarse con el correr de los partidos , pero la ansiedad del veedor del fútbol argentino exige que este Boca, líder indiscutido de la Superliga Argentina, comience a demostrar porque permanece puntero sin perseguidores cerca.